EL MURO DEL APARTHEID Y EL DERECHO INTERNACIONAL

La construcción por parte de Israel del "Muro del Apartheid" en Cisjordania constituye una grave violación de los derechos humanos y del Derecho Internacional. El Muro, que tiene 750 Kilómetros de largo, se está construyendo dentro del contexto de la ocupación ilegal israelí de Cisjordania y Gaza de 1967 que ha incluido numerosas violaciones del Derecho Internacional.

El trazado del Muro está diseñado para incluir los asentamientos judíos construidos dentro de Cisjordania -que en sí mismos son ilegales- y hacer que se conviertan de facto en parte del Estado de Israel. Israel ha exhibido continuamente su desprecio por los acuerdos internacionales, empezando con la violación por su parte del Plan de Partición de Palestina de NNUU (1947). El Muro del Apartheid tendrá como resultado la demarcación unilateral de una nueva frontera en Cisjordania y en anexión efectiva de la tierra ocupada. Otras violaciones del Derecho Internacional incluyen los castigos colectivos de la población civil, el decomiso de la propiedad privada por el poder ocupante, la demolición de casas y propiedades y la violación de tales derechos humanos básicos como el derecho al trabajo y a la libertad de movimiento.

En este informe se analizará el impacto del Muro dentro del contexto de las leyes humanitarias internacionales y de los derechos humanos contenidos en las Convenciones de la Haya (1907) en la IV Convención de Ginebra (1949) [1], la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), la Convención Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos (1966), la Convención Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966), la Convención sobre los Derechos del Niño (1989), la Convención sobre la Eliminación de la Discriminación Racial (1966) y la Convención sobre la Supresión y el castigo del Crimen del Apartheid (1973). El cuadro que aparece en el punto siguiente enumera las violaciones más flagrantes de Israel respecto al Derecho Internacional y aporta ejemplos de las violaciones que resultan de la construcción del Muro del Apartheid.

La construcción del Muro es una violación del Derecho Internacional lo que constituye un cambio permanente en las normas que prevalecen sobre un territorio ocupado, en violación de las autoridades administrativas investidas en el poder ocupante. La consecuencia más grave del Muro es la anexión de territorio ocupado, lo que está prohibido bajo las leyes de guerra (ley humanitaria).

Un principio básico de las leyes de ocupación de guerra es que los derechos legales sobre la tierra no se adquieren mediante ocupación militar. La decisión unilateral de Israel de construir el Muro en los Territorios Ocupados (TTOO) representa la creación de "hechos consumados" diseñados para impedir el derecho a la autodeterminación del pueblo palestino impidiendo la continuidad territorial necesaria para el establecimiento de un Estado palestino independiente.

El Muro establece un régimen de Apartheid con  el pretexto de la seguridad. La indigente población palestina está siendo oprimida en beneficio de los no-palestinos, la mayoría de los cuales se instalaron en esta zona entre 1947 y 1948. Las normas diseñadas para administrar la zona que se sitúa entre el Muro y la Línea Verde [de armisticio de 1948] crean, en la práctica, dos tipos de habitantes: 1) Israelíes, definidos en la Declaración de Territorio Cerrado en la "Zona Límite" como ciudadanos o residente de Israel y aquellos dotados de ciudadanía israelí mediante la Ley Israelí del Retorno, a quienes las normas restrictivas no son de aplicación y quienes son libres para moverse en la zona y para entrar y salir de ella; y 2) otros, en la práctica palestinos, que necesitan toda clase de permisos para entrar y salir de "Zona Límite" es una zona militar de exclusión para los palestinos que llevan viviendo allí durante generaciones y una zona libre sin ninguna restricción de la libertad de movimiento para cualquier judío, incluidos aquellos de la Diáspora que ni siquiera viven en Israel.  Tal segregación y tratamiento desigual sobre las bases del origen nacional es Apartheid legal, que es al mismo tiempo ilegal e inmoral. Tal régimen constituye un crimen internacional en sí mismo.

El muro como crimen de guerra

El Muro es claramente un crimen de guerra sujeto a sanción criminal bajo la Ley Humanitaria internacional que establece que "la destrucción extensiva y la apropiación de la propiedad" se considera una "violación grave" de la IV Convención de Ginebra y por tanto un crimen de guerra. El Muro ya ha provocado la destrucción de cientos de edificios en la norte de Cisjordania así como en Belén, Jerusalén y más recientemente en la zona de Hebrón. Además, un número de pequeños pueblos y aldeas cerca del Muro ya se les ha dicho que serán destruidos.

La intervención Internacional para detener el Muro

Todas las Altas Partes Contratantes de las Convenciones de Ginebra (1949), incluida Israel, tienen la obligación de asegurar la aplicación de la Ley Humanitaria Internacional, según el Art. 1 Común que establece: "Las Altas Partes Contratantes asumen respetar y aseguran el respeto de la presente Convención en todas las circunstancias" La información y los hechos presentados aquí establecen la ilegalidad del Muro; así, todos los Estados firmantes de las Convenciones de Ginebra. Todos tienen la responsabilidad de intervenir para exigir que se detenga la construcción del Muro y se deshaga, el único camino para finalizar las incontables violaciones israelíes.

Embajada del Estado de Palestina en Colombia

Embajada del Estado de Palestina en Colombia  

Calle 45 N° 14-76 Bogotá D.C.

(+571) 2877691

(+571) 2877904

Fax: (+571) 2887439 

embajada@embajadapalestina.co

EMBAJADA DEL ESTADO DE PALESTINA EN COLOMBIA
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2016
البعثة الدبلوماســـــية لفلسطين في كولومبيا